domingo, 25 de abril de 2010

¡Hola mundo!

Hola a todas las damas, caballeros, seres extraterrestres, fantasmas, etc. Me llamo Camila,y este retorcido blog fue hecho para poder compartir sobre Tips, tutoriales, Descargas, anime, manga, Vocaloid y un etcétera mas ¡Pidan, pidan! Yo trataré de conseguirlo. Me encanta usar el Photoshop, aunque recién estoy comenzando; una afición mia es escribir, redactar, Fanfics, historias, poémas, pequeñas frases, y verán algo de eso en el Blog; también contendrá alto contenido ocioso por parte de su servidora -w-|||
¿Porque el título Honneyland?
Ya, si, si, se que Honey se escribe con una sola "n" pero el nombre ya estaba ocupado, entonces, intentando encontrar un nombre apto para mi blog, opté por dejarselo con dos "n" ¿Ya que no le afecta a nadie? ¿Verdad?, ¿¡Verdad!?. Otra anécdota es que nunca de los nuncas, me ha agradado la Miel,  y lo digo en todo su ser y esplendor, siempre que la pruebo me da mareos, a pesar de probarla unas mil veces. Pero, hay algo que me hace querer tanto la pronunciación de "Miel", y es que siempre que escucho su nombre, me viene a la mente algo dulce, acogedor, cálido, etc
Yo...soy terriblemente mala en presentar esto, pero ya no tengo nada mas que agregar -w-||| Así que mejor les dejo una historia, como recompensa en mi penosa presentación:

La leyenda de la flor de Sakura
Durante la Era mejí, en Japón, era muy común que se fuera a buscar a las casas a los mejores samurais que había sin importar lo viejos que fueran. Durante años se mantuvo una guerra que se cobró numerosas vidas.
En esta época florecían los árboles de Flor de cerezo o Flor de ciruelo.
Entonces, no era de extrañar que las mujeres casadas con samurais se quedaran solas, por lo que estableció una ley en la que se le prohibía a la mujer casada de un samurai en batalla que se viera con otro hombre que no fuera de su familia. La ley establecía que cualquier mujer seria libre de casarse o juntarse con amigos si ésta probaba que su esposo había muerto en combate. Curiosamente en registros nunca se encontró ninguna mujer ejecutada por esta ley, y sin embargo se encontraron tantas muertas como samurais de distintas zonas.
Ninguna de estas mujeres fue asesinada, ellas mismas lo hacían con el nombre de su esposo muerto en batalla si este era un samurai. Esto siempre lo hacían frente a un árbol de flor de cerezo que con la sangre que absorbía se fue tornando rosada
Siempre que salía un samurai de su casa se sembraba un árbol de Cerezo en su honor… O por si era necesario.

No hay comentarios :

Publicar un comentario